Saltar al contenido
Modelo Hacienda

Los impuestos en España

En España la fuente principal de ingresos para el financiamiento del estado y de las Comunidades Autónomas es la recaudación de los impuestos.

Los ciudadanos están obligados por ley a declarar y pagar a Hacienda los correspondientes tributos.

En contraprestación el Estado debe proveer los servicios públicos básicos y garantizar su buen funcionamiento. Además, está en el compromiso de planificar y poner en marcha programas sociales que beneficien a los ciudadanos españoles.

En consecuencia, el Gobierno español ha establecido dos tipos de impuestos denominados:

  • Directos
  • Indirectos

En este post vamos a comentar los más importantes.

Impuestos directos

En España existen impuestos que gravan la riqueza de las personas. Es decir, es un tributo que se hace a título personal. Cuando el impuesto se recauda de esta manera se dice que es un impuesto directo.

Aquí vamos a comentar los más importantes que son los siguientes:

Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas

Este es un impuesto que deben pagar los residentes en España y se aplica sobre las rentas percibidas durante un año. Se presenta ante la  Agencia Tributaria.

Es uno de los impuestos más destacado en la sociedad moderna. Se calcula sobre la capacidad económica de los contribuyentes. Se considera un impuesto progresivo pues paga más quien más tiene.

Impuesto sobre la Renta de No Residentes

Este impuesto grava la renta obtenida en territorio español, por las personas físicas y entidades que no residen en España.

Así tenemos, que las personas no residentes con inmuebles urbanos de uso propio deben cancelar anualmente el Impuesto Renta No Residentes (IRNR.)

Este impuesto se calcula sobre una renta ficticia de un 1,1% del valor catastral.  

Impuesto de Sociedades

También, se le conoce como impuesto sobre la renta o el beneficio de las sociedades.

Este tipo de impuesto grava las riquezas que producen las empresas y personas jurídicas

Deben pagar el tributo las sociedades civiles con finalidad mercantil, asociaciones y fundaciones. Debido a que grava a las personas jurídicas.

Impuesto de Sucesiones y Donaciones

Es el impuesto que pagan los herederos o los que reciben una donación. También, es un impuesto progresivo, porque cuanto mayor es la cantidad de la herencia o donación, mayor será el porcentaje a pagar.

Es importante saber que es un impuesto manejado por las Comunidades Autónomas.

Cada una establece el monto a cancelar por los que hay una marcada diferencia entre ellas. Y en algunos casos son bastante altas. Por ejemplo, en Madrid el gravamen es casi del 100%.

Impuesto sobre el Patrimonio

También, se conoce como impuesto sobre la riqueza o impuesto sobre la fortuna. Se aplica de manera individual  con base al patrimonio personal de las personas físicas. Se calcula teniendo como referencia el valor de todos los bienes de la persona.

Está cedido a las Comunidades Autónomas.   

Impuestos indirectos

Aquellos impuestos que gravan el consumo se les conoce como impuestos indirectos.

Es considerado fácil y cómodo para recaudar, porque los centros de recaudación son pocos. Los contribuyentes reales son los consumidores finales.

Estos contribuyentes tienen menos resistencia a pagar el impuesto indirecto, si se le compara con el sistema directo. Ocurre de esta manera porque las cantidades a pagar se fraccionan  en montos pequeños o medianos  y resulta más cómodo de pagar.

Entre los más importantes tenemos:

Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA)

Es el impuesto que se ha considerado como el más importante de los impuestos indirectos. Grava el consumo de bienes y servicios de las personas y empresas españolas. Existen 3 tipos de IVA según los siguientes porcentajes: 21%, 10% y 4%.

Impuesto sobre transmisiones patrimoniales

Este es un impuesto que grava todas las transmisiones a título oneroso que no son donaciones ni sucesiones.  Y que tienen la particularidad de que no pagan el IVA.

Los chinos pagan Impuestos en España: ¿mito o realidad?

Con relación a esta inquietud de saber si los ciudadanos chinos están exentos de pago de tributos al instalar o abrir un negocio en España. Lo cierto es que no están exentos.

Todos los ciudadanos de origen chino, al igual que todas las personas que tienen un comercio, deben pagar impuestos.

Esto fue aclarado por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo español (Mincotur), donde informaron que “no hay ningún beneficio fiscal para los ciudadanos extranjeros, en general, ni para los ciudadanos chinos, en particular”.

Historia de los Impuestos en España

En España, el sistema de recaudación actual se inicia con la reforma tributaria de 1845. La cual fue llevada a cabo por ministro de Hacienda Alejandro Mon.

Este ministro unificó la recaudación fiscal en España y eliminó antiguos gravámenes, como los referidos a las aduanas interiores, los diezmos y las alcabalas.

Otro impuesto que se eliminó fue la llamada abadía. Aplicado durante el Medievo en las zonas rurales, sobre todo en Galicia.

En el año 1888 se creó un impuesto especial sobre los alcoholes y aguardientes, para gravar la importación y la producción interna del país.

Se estableció la base impositiva sobre el volumen del alcohol real, presente en la bebida, cuando está a la temperatura de 15 °C.

En 1889 se añadieron otros tributos especiales: uno sobre la achicoria, sucedáneos del café, azúcar, glucosa, mieles, melazas, sacarina y todos los sustitutos del azúcar.

Ya para el año 1917 se crea un impuesto especial sobre la cerveza.

En 1964 se añadieron impuestos sobre el uso del teléfono, jarabes y bebidas refrescantes.

En 1979 se implementó el impuesto sobre las labores del tabaco.

Y ya con el ingreso a la Unión Europea varios impuestos especiales fueron absorbidos por el IVA.

En tiempos recientes, desde el nacimiento de la democracia y la entrada a la Comunidad Europea, se han generado cambios significativos marcados por la apertura comercial, la influencia de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y el avance de la tecnología.

Todo esto ha impactado el actual sistema tributario en España generando nuevos y más elaborados impuestos.

Cómo evadir impuestos legalmente en España

En principio, debemos aclarar que la evasión fiscal o cualquier otro tipo de evasión, ocurre cuando se incumplen las leyes.  En cambio, la elusión fiscal es una práctica que aprovecha los vacíos o resquicios legales. No va en contra de la norma legal, solo se vale de sus defectos para beneficio personal.  

En el primer caso se pueden aplicar multas, sanciones y hasta se puede pagar cárcel. En tanto que, la elusión fiscal no está penalizada siempre que se realice por medios absolutamente legales.  

De manera, que una empresa o persona cuando recurre a la elusión fiscal, se está aprovechando de los vacíos legales para reducir la carga fiscal.

Algunas formas de realizar la elusión de los impuestos en España, se basa en lo siguiente:

  • Paraísos fiscales

Una de las prácticas más utilizadas para la elusión los impuestos en España, tienen que ver con los llamados paraísos fiscales.

En este caso, las empresas establecen una sede fiscal o una empresa filial en otro país. Por lo general, se trata de un país considerado “paraíso fiscal”. Y donde  no realizan actividad económica.

De esta manera, reducen la carga impositiva, debido a que en estos países el pago de impuesto es mínimo y en algunos casos no se tributa el Impuesto de Sucesiones o el Impuesto de Patrimonio.

  • Creación de una entidad legal separada

Esta es una forma que se ha hecho habitual  en la elusión de los impuestos, se trata de la creación de una fundación o una sociedad. Estas entidades pagan menos impuestos. De esta manera, se cede a la fundación o sociedad los derechos de patente, imagen, marca o propiedad intelectual.

Así, al momento de obtener beneficios económicos por esos derechos, estos van a la entidad, que tiene un tipo de impuesto diferente al de las personas físicas.

  • Sociedades De Inversión De Capital Variable (SICAV)

Otra forma de hacer elusión de los impuestos es por intermedio de estas sociedades. Un instrumento que capta el ahorro de inversores bajo una sociedad con una carga impositiva  bastante baja.

El propietario de la sociedad maneja todo el capital aportado. Y tributa solo el 1% en el Impuesto de Sociedades, mientras que las otras sociedades deben pagar el 30%.

  • Las entidades de tenencia de valores extranjeros (ETVE)

Corresponde a otra práctica muy utilizada para la elusión fiscal en España.  

Se les llama los holdings españoles y son sociedades beneficiarias de la exención de pagos en entradas y salidas de capitales, dividendos, beneficios o plusvalías.

Tributan en España, pero pueden aplicar deducciones de gastos.

  • No vivir en un país más de 183 días.

Es otra forma de elusión de impuestos. Se trata de  no pasar más de 6 meses del mismo año en un país. En caso de pasar más de ese tiempo es considerado  residente fiscal. Y los estados pueden exigir el pago de impuestos.  

De esta manera llegamos al final del tema relacionado con los impuestos en España.

Hicimos referencia a los impuestos más importantes como son los denominados directos e indirectos. 

Comentamos sobre la duda que existe con relación al pago de los impuestos de los ciudadanos chinos residentes en España. 

Y  por último, mencionamos las formas que utilizan los ciudadanos españoles para beneficiarse de los vacíos legales y así realizar la elusión fiscal para disminuir la carga impositiva.